GINxti

Cómo reaccionar ante un bloqueo mental.

2020-04-29

A todos nos ha pasado. Existen ciertas temporadas en las que nos cuesta mucho más esfuerzo concentrarnos y sentimos que no llegamos a ningún lado, simplemente no podemos ser tan productivos como nos gustaría. Es cuando te das cuenta de que necesitas de algo que te motive.


Sabemos que a muchos el encierro debido a la cuarentena por Covid-19 no nos ha sentado muy bien, pero el primer paso es reconocer cómo te sientes, si estás cansado, triste, ansioso, o qué te está generando este tipo de bloqueos mentales. Recuerda que tus emociones te pueden ayudar a descubrir qué está pasando y si estás estresado o deprimido.


Puede que al ver la tele o jugar algún videojuego te sientas mejor, pero cuando terminas estas actividades, vuelves a sentir que algo anda mal, por lo que debes de tomarte un tiempo y reflexionar qué ocurre, si algo te preocupa, tienes muchas cosas que hacer, etc.




Toma un papel y pluma


Te sugerimos que escribas por lo que estás pasando y cómo te sientes, como si fuera una especie de diario, pero en el que vas a plasmar tus emociones durante el día, al final de cada semana ve qué pensamientos se repiten. De esta manera podrás tener las cosas más claras para aterrizar al origen del problema.




Qué hacer respecto al problema


Una vez que identificaste qué es lo que te está provocando el bloqueo mental, piensa en qué solución puedes darle, analiza los pros y contras de la situación, ¿qué puedes hacer para resolverlo?, ¿te sentirás mejor después? Intenta plantear soluciones fáciles y realistas.




Acepta la situación


El primer paso para salir de un bloqueo mental, es aceptar que estás en él. Si te resistes y te niegas, lo único que lograrás es bloquearte y desmotivarte más. Si sientes que tienes mucha carga de trabajo y no te concentras para entregarlo a tiempo, debes de organizarte.


Planifica tus tareas a realizar, de la más a la menos importante, toma en cuenta el plazo de entrega de cada una. No descuides tu bienestar por estar con tus pendientes laborales. Aliméntate bien y a tus horas, haz ejercicio, y evita comportamientos compulsivos. Justo cuando estás más estresado, es cuando necesitas comer mejor y descansar. Siempre elige un alimento saludable, antes que uno chatarra. Necesitas nutrientes y vitaminas para rendir en tu día.




Alimenta tu mente


Presta mucha atención y controla con lo que alimentas tu mente, ¿qué contenido consumes?, ¿tienes la tele prendida y no le prestas atención?, ¿consultas las redes sociales de manera compulsiva?, ¿te la pasas acostado en tu cuarto o en la sala? Responde estas preguntas que son indicadores importantes del contenido con el que nutres tu mente.


Una vez que hayas identificado el tipo de contenido que consumes, reflexiona si realmente te gusta, si te entretiene y te está dejando algún conocimiento nuevo, si lo ves porque estás aburrido. Intenta consumir contenido que te deje algún aprendizaje y sea positivo para tu mente.


Después de terminar tu jornada laboral puedes leer, ordenar tu casa, dibujar, etc. El objetivo es dejar de mirar las pantallas que tienes a tu alcance y desconectar tu cerebro un rato para relajarte y retomar tus actividades del día siguiente. Meditar puede ayudarte y generará cambios efectivos en tu vida.


Considera los pros y contras de tomar decisiones que sabes generarán un cambio en tu manera de vivir. Es un paso muy importante el que sepas que anda algo mal contigo, y que quieras darle una solución para dejar de vivir preocupado o ansioso. Si te quedas sin avanzar, tus problemas sólo te mantendrán estancado.




La vida tiene muchos matices


No veas a la vida como algo que tiene que ser blanco o negro, hay una gama de colores más. Sabemos que estamos pasando por tiempos de incertidumbre y muchos cambios, pero en lugar de preocuparte por algo de lo que no tienes control; intenta darles soluciones a tus posibles problemas.


Recuerda que eres un ser humano y puedes equivocarte, no tengas miedo de dar tu siguiente paso, por miedo al fracaso, aprende a tomar decisiones, puede que el camino que elijas sea el correcto y si no lo es, no pasa nada, una lección habrás aprendido, y en un futuro te servirá para tener más claros tus objetivos.




Disfruta tus vivencias


La vida es un largo camino por recorrer, a veces será fácil y otras no tanto, pero tienes que aprender a vivir tu presente, si estás estancado en el pasado o preocupado por el futuro, sentirás mucha ansiedad que no te permitirá avanzar. Disfruta el aquí y el ahora, el aprendizaje que adquieres día a día, crece como persona, haz lo que te gusta.