GINxti

¿Sabías esto sobre el otoño?

2019-09-25

El otoño, como todos sabemos, es una de las cuatro estaciones del año, comienza después del verano y antecede al invierno.


En el hemisferio norte, la tercera de las estaciones, puede empezar del 21 de septiembre al 21 de noviembre, dependiendo del día del solsticio de otoño. Este año, por ejemplo, comenzó el día 23 de septiembre.


La llegada de dicha estación, trae cambios climatológicos, tales como la disminución de las temperaturas, días más cortos, y el más notorio: pérdida de hojas de la mayoría de los árboles (lo que deja como resultado un ambiente más cálido y paisajes hermosos).


El equinoccio de septiembre es el segundo del año. El origen de la palabra viene del latín “autumn”, que significa “la plenitud del año”, y se caracteriza porque en esa fecha el día tiene la misma duración que la noche. Ésto quiere decir que los dos polos terrestres se encuentran a la misma distancia del sol, lo que da como resultado que se proyecte la misma luz en ambos hemisferios.


Esta época del año se asocia a los calendarios de las cosechas, ya que, durante el otoño, el hombre siembra muchas plantas para su consumo.  En las culturas occidentales, dicha estación del año es representada como una mujer hermosa, que lleva adornos de frutas y granos maduros.


Existe una leyenda muy famosa en la mitología griega, que explica que el otoño surgió cuando Perséfone es raptada por Hades, rey del inframundo, por lo que su madre, Deméter (Diosa de la agricultura) hizo que las flores y cosechas se marchitarán y murieran, hasta que liberarán a su hija, lo que sucede en primavera.

 

 


Un dato curioso acerca del otoño es que se tiene la creencia que las personas que nacen durante estos meses son más longevas, y tienen probabilidad de vivir hasta los 100 años, más tiempo que los nacidos durante el resto del año; de hecho, existe un estudio en el Journal of Aging Research que sustenta esta teoría.


También durante esta época tendemos a subir de peso. Los investigadores han descubierto que la falta de vitamina D (vitamina que recibimos del sol) reduce la descomposición de las grasas y desencadena el almacenamiento de grasa. Por lo tanto, la falta de luz solar puede provocar que engordemos con más facilidad.


De igual manera, estudios sustentan la teoría de que en otoño las personas tienden a enamorarse más, a comparación de otros meses del año. Esto se debe a que, durante los meses de otoño, tanto hombres como mujeres, experimentamos niveles más elevados de testosterona.